viernes, 18 de enero de 2013

Cómo me pongo un tocado?


Los tocados se han llevado a través de los tiempos en todo tipo de actos, Al evolucionar la moda y los tiempos se ha ido restringiendo a bodas, bautizos, comuniones y aquéllos actos que por su relevancia exigen un vestir más distinguido.

Es a partir de los años 60 y 70 cuando se rompe con los estereotipos anteriores y todo vale, por lo que los tocados que hasta la fecha tan de moda habían estado, gracias, por ejemplo, a Jacqueline Kennedy o Coco Chanel, dan paso a las flores, los pañuelos, las pamelas de alas caídas. Al romper con lo anterior, los tocados caen en desuso, por lo que no es hasta la época actual en la que se vuelven a llevar los adornos en la cabeza en forma de diadema (ahora muy en boga) o de tocado.
 
 
Capucine, París 1952, Cafe de la Paix

El protocolo de los tocados sigue manteniéndose como antaño por lo que de día serán adecuados sombreros, pamelas y tocados y de noche únicamente los tocados no muy exagerados. Éstos se dejan para las ocasiones de día, ya que el vestido al ser corto necesita un plus para destacar. Queda bonito que el tocado haga juego con zapatos y el clutch, no es necesario que sea del mismo color que el vestido, se debe conseguir un equilibrio, si el vestido es espectacular el tocado deberá ser sencillo y a la inversa, si el vestido es multicolor, el tocado quedará mejor de un solo color, de uno de los tonos del vestido, el que menos cantidad haya. Si llevas tocado lleva pocas joyas, cuanto más sencillas mejor.

El tocado ante todo tiene que ser cómodo de llevar, que no moleste a la hora de saludar a la gente y que no reste demasiada visibilidad. Se debe llevar durante todo el día. Existen varios sistemas de soporte que se pueden utilizar individualmente o juntos. Se suele poner una peinecilla (a la inversa del nacimiento del cabello) y/o una goma, que deberá ser tapada con maestría, existe también la posibilidad de la diadema, el tocado luce menos pero es más cómodo y se siente más sujeto. La peinecilla es desaconsejable para pelo fino, si te la tienes que poner tú en casa lo mejor es marcar bien con laca el sitio donde lo vas a poner. Antes de que termine de secarse, sitúa en su sitio unas horquillas y después prende la peinecilla en las mismas. No se moverá tan fácilmente.

 
 
Lauren Hutton, Vogue 1966

Los tocados se llevan con el pelo recogido o suelto. La forma de ponerte el tocado dependerá de cómo te guste más o de la imagen que quieras dar. El tocado se colocará en el lado de la cabeza que más nos favorezca o donde no llevemos la raya, ya que al lado contrario de la raya hay más pelo y la fijación será más segura, no obstante, el protocolo dicta que se llevará a la derecha dado que el acompañante masculino se sitúa a la izquierda.

Los colores de los tocados pueden favorecer o enfriar, los colores oscuros favorecerán más a las rubias y los colores claros les darán más luz a las morenas. Los plateados, dorados o brillantes son más adecuados para la noche.
 

Georges Dambier, Marie Helene et le Poisson Rouge, Paris 1957
 
Los tejidos dependerán de la estación. Los terciopelos, sedas o fieltros mejor para épocas invernales. Sinamay, lino y algodón para las épocas más cálidas, tules y organzas durante todo el año.

Las cintas a lo años 20 se llevarán con el pelo suelto o recogidos despeinados y lacios, lo ideal son las ondas al agua, o el pelo corto.  Para este corte también quedan bonitas las diademas. Si tienes melena larga los tocados grandes o con plumas largas te favorecerán mucho. Si eres menudita mejor los tocados no muy grandes.
Si tienes la cara redonda lo mejor es que lo coloques de un lado y vertical, si es alargada olvídate de los laterales, la estilizarían más, mejor en la parte de arriba o detrás.

 
Tom Palumbi, fotógrafo 1960
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario